nuestrasenoradelbuensuceso

Ave Maria Purisima, Sin Pecado Concebida.
La misión profética de la Madre Mariana PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Lunes, 05 de Abril de 2010 02:50
Indice del artículo
La misión profética de la Madre Mariana
Nuestra Madre del Buen Suceso
La verdad de las Profecias
El Socorro en los ultimos tiempos
La madre Mariana
La Crisis de la Iglesia en el siglo XX
Ayuda mediante la devocion
Todas las páginas

La misión profética de la Madre Mariana

 

Una profecía del siglo XVII echa realidad: La actual crisis de la Iglesia y del mundo moderno. Sin embargo Nuestra Señora promete no desamparar a aquellos que imploren su ayuda. A continuación una entrevista del autor del Volumen II del libro  The Admirable Life of Mother Mariana (La admirable vida de la Madre Mariana), Dr. Marian T. Horvat quien tras un arduo estudio, nos revela los acontecimientos y profecías que hay detrás de la vida de esta mujer y su relación con Nuestra Señora del Buen Suceso.

 Una entrevista con Dr. Marian T. Horvat en
Volume II of The Admirable Life of Mother Mariana

En el siglo XVII, Nuestra Señora se le apareció a una monja Concepcionista española, Madre Mariana de Jesús Torres, una de las madres fundadoras del convento de la Inmaculada Concepción en Quito, Ecuador. Durante su vida de 72 años, la Madre Mariana recibió numerosas apariciones y favores de Nuestra Señora, quien le reveló importantes acontecimientos en la historia de la Iglesia. La Virgen María también le pidió que se hiciera una estatua de Nuestra Señora del Buen Suceso con el fin de ser una protección para todo el mundo en los tiempos turbulentos que vendrán.

Nuestra Señora le dijo a la Madre Mariana que una gran crisis en la Iglesia comenzaría en el siglo XX, y solo ahí, la devoción a la Virgen del Buen Suceso sería conocida porque sería el remedio para esa gran crisis. Para expiar las numerosas profanaciones, blasfemias y abusos y para acelerar el día de la restauración triunfante de la Iglesia Católica, la Madre Mariana pidió ser una víctima expiatoria para estos tiempos que corresponden a los actuales. No es difícil darse cuenta que la crisis predecida para el siglo XX correspondería al Concilio Vaticano II y sus consecuencias.

 

imagen